El cannabidiol (CBD) es uno de los 113 cannabinoides que se encuentran en el cannabis, siendo el principal componente de la planta en las variedades de cáñamo.1​

A diferencia del tetrahidrocannabinol (THC), el cannabidiol no es psicoactivo y se considera que tiene un alcance más amplio para aplicaciones médicas —incluyendo epilepsia,2​ y encefalopatías epilépticas como el síndrome de West,3​ esclerosis múltiple,4​ desórdenes de ansiedad, esquizofrenia,5​ y náusea.6​— que el THC. Provoca un efecto sedativo en la mayoría de los casos e inhibe la transmisión de señales nerviosas asociadas al dolor. Se ha visto que CBD reduce el crecimiento de las células de cáncer de mama humano in vitro, y reduce su invasividad.